La chilena Adriana Barrientos vino para conquistar el país con la clásica receta: armar quilombo acusando a las demás de gato mientras trata de subir su propia tarifa