No podía ser otra, sino la despampanante Libia Díaz, quien dispone de muy buenas municiones para…boom!…dispararte directo al corazón. En la última sesión fotográfica, nos fuimos detrás