El que quiera el ojete de Celeste, que le cueste: el camino que marcan esas piernas es largo y cuesta arriba, pero al final del viaje te espera