No hay duda de que Marcela Kloosterboer merece el título de Alta Pendeja, así en mayúsculas y con todas las letras, y sin embargo hasta hoy no figuraba