Cuando la agente de la Policía aeronáutica Argentina María de Luján Telpuk vió que el gordito encaraba solito para el puesto de ella con una valija en la