Sabrina Ravelli, morocha orto molecular

Es un misterio ortomolecular: el arco de Sabrina Ravelli es enorme, y sin embargo la morocha asegura que es muy difícil anotar. “A mi cola se llega sólo con paciencia y trabajando mucho” dice la morocha mientras pone la cola y sonríe como invitándote a probar suerte con un pelotazo, “no es un tema fácil porque al principio duele, pero bueno, si lográs pasar la resistencia inicial cambia la cosa.” Pero vencer esa resistencia no es fácil, la morocha defiende muy bien la retaguardia y ni siquiera futbolistas profesionales pudieron marcar un gol. “Son muchos los futbolistas que se me tiraron desde que rompí con Neri Cardozo” dice sabrina ravelliSabrina, “pero rebotaron porque lo mío no pasa por si tienen plata o un coche nuevo, eso de billetera mata galán conmigo no va.” La morocha no solamente rechaza la máxima de Winograd, sino que también niega ir busca de futbolitas. “La gente cree que soy una de las primeras botineras pero nada que ver, lo mío fue por amor” dice con esa boca de petera golosa, “nada que ver con las chicas de ahora y además tampoco se puede poner a todos los futbolistas en la misma bolsa.” Salvo que la bolsa sea el ojete de Ravelli, ahí hay espacio para meter a todos los jugadores siempre que no lo filmes. “Nunca hice un video” explica la morocha, “no es que no quiera sino que me da miedo que algún día llegue a conocerse, por eso no lo hago.” sabrina ravelliO sea, no es que le falte putez, sino que es un poco tímida y le gusta ir despacio. “Los que piensan que soy rápida o fácil se equivocan” dice Ravelli, “yo en la primera cita nunca hago nada, para mí todo empieza de a poco, ir conociendo la persona que está conmigo con romanticismo.” Claro que no todo es romanticismo, porque para vencer esa “resistencia” ortomolecular vas a necesitar un taladro importante. “En el tamaño me fijo porque es importante” admite Ravelli como si finalmente la cabeza le cediera la palabra al ojete, “no digo que sea lo único porque obviamente hay que saber usarlo, pero queda alguien a esta altura que no sepa?” Y Sabrina también sabe cómo dibujar en la cama. “Soy de sabrina ravellilas morochas calientes y guerreras” dice casi amenazante, “no soy de las que se tiran abajo a disfrutar y listo, yo soy de las que toman participación.” Y cómo debe “participar” con esa boca petera, ese orto hambriento, ese papo jugoso, la morocha es una experta en atención al cliente. “Nunca me pasó que se quejen de que no la pasaron bien” dice orgullosa, “ni siquiera que me pidan cambiar de posición o cosas así, porque en la cama soy de sorprender sin que me lo pidan. Por ejemplo, el traje de mucamita me lo pongo cada tanto y les encanta.” Y cuando aparece la mucama le podés pedir alguna minuta. “El rapidito también me va porque es re placentero” dice ya viciosa, “yo disfruto de todo porque en la intimidad no tengo límites.”

Sabrina Ravelli Sabrina Ravelli Sabrina Ravelli

Sabrina Ravelli
Sabrina RavelliSabrina Ravelli se pone en cuatro, te mira como para que le hagas un desastre en la cola pero asegura que no es para nada rápida. “Esas son las fantasías masculinas” dice la morocha, “no soy fácil, siempre me tomo un tiempo antes de salir con alguien.” Pero Sabrina, si decís que las fotos reflejan tu verdadera putez, cómo es que no sos rápida? “Lo que piensen al ver las fotos, así soy yo, sexual y apasionada” dice la morocha, “pero tengo código de mujer, me respeto mucho y me hago valorar, y por eso nunca estuve con un hombre la primera noche. Ahora cuando entro en confianza te doy el cien por ciento, me gusta que los dos quedemos más que satisfechos, te juro que te dejo ciego!”

Bajate el Video de Sabrina Ravelli, o la música.

Share Button

Add a Comment